Joan Vílchez-PSICÓLOGO–SEXÓLOGO-PSICOTERAPEUTA en Valencia-VEGETOTERAPIA CARACTEROANALÍTICA-ESTER / Teresa Maestre-Cuerpo

Vegetoterapia – ESTER

Share Button

VEGETOTERAPIA – ESTER

Las formas diferentes de aplicar la Vegetoterapia a cada estructura de carácter.

Aportaciones de Xavier Serrano y la Escuela Española de Terapia Reichiana (Es.Te.R.) a la Vegetoterapia Caracteroanalítica de Wilhelm Reich y Federico Navarro.

Conferencia de Joan Vílchez, Psicólogo-Sexólogo-Psicoterapeuta en Valencia, en el Col.legi Oficial de Psicòlegs de la Comunitat Valenciana (COP-CV). JORNADA EN MEMORIA DE FEDERICO NAVARRO. Valencia, 18 de Octubre 2012.

 *La Vegetoterapia Caracteroanalítica (introducción)

Es una psicoterapia corporal profunda, que interviene sobre el Sistema Nervioso Vegetativo – Neuromuscular mediante el Análisis del Carácter, desde una visión biopsicosocial, ecológica e integradora de la salud.

La Vegetoterapia Caracteroanalítica fue creada por Wilhelm Reich en 1936 en Berlín, que denominó así su forma evolucionada de utilizar el psicoanálisis, al haber introducido modificaciones importantes tanto en la teoría como en las técnicas, trabajando con el desbloqueo emocional del cuerpo, mediante masaje, movimientos expresivos y ejercicios de respiración profunda, convirtiéndose después en la matriz de las denominadas “psicoterapias corporales”.

Mediante la Vegetoterapia Caracteroanalítica, abordamos a  nivel profundo los bloqueos psico-corporales, flexibilizando el carácter, integrando las funciones racionales, emocionales y viscerales, recuperando el equilibrio neurovegetativo y la capacidad de placer, de libre pulsación y de fluidez energética.

Con la Vegetoterapia Caracteroanalítica activamos la memoria neuromuscular  y emergen las sensaciones y afectos reprimidos y los recuerdos olvidados, favoreciendo la libre asociación y  la abreacción o descarga emocional.

Para ello utilizamos los  “actings”, que son unos movimientos neuromusculares para cada segmento corporal, que se proponen al/la paciente, para que los realice a su manera, tumbado/a en el diván, con mínima ropa, durante unos 15 minutos, con posterior verbalización y elaboración (p.e.: Giro de Ojos). Se reactiva lo vivido en la historia personal, en un proceso gradual y profundo, desde la vida intrauterina hasta la fase genital y la situación actual, contando siempre con las particularidades de cada individuo y con el aquí y ahora del mismo.

Federico Navarro ha sistematizado la metodología clínica actual de la Vegetoterapia Caracteroanalítica, estableciendo los actings adecuados para cada segmento de la coraza, su secuencia, su significado, su elaboración e integración analítica, etc.

Y hay que tener en cuenta la Transferencia y la Contratransferencia: lo que  el/la paciente proyecta en nosotros/as, y lo que nos mueve a nosotros/as la relación con él/ella: la importancia de lo no verbal, de lo energético-emocional, de la intuición…

El espacio terapéutico, el lugar físico y relacional donde se realiza el proceso terapéutico pasa a tener un significado INCONSCIENTE para el/la paciente: es donde se reactiva su historia infantil a través del desplazamiento de afectos hacia el/la terapeuta (es como un “túnel del tiempo” virtual).

Se parte del Diagnóstico Inicial para Diferenciar la Estructura de carácter (DIDE) y se realiza el “contrato terapéutico”.  Se favorece la “alianza terapéutica”,  siendo la  propia relación terapéutica  un medio trasformador.

Se trabaja en diván, tumbado/a con mínima ropa, ante el/la terapeuta, que va facilitando los medios adecuados al proceso individual particular, respetando siempre el ritmo biológico del/la paciente.

El encuadre óptimo, en general, es de: 1 ó 2 sesiones individuales semanales de 90 minutos y a partir del  momento adecuado, la participación en un grupo de 4 horas al mes durante 2 años.

Paralelamente al empleo de los actings, se elabora la dinámica transferencial y se reblandecen las resistencias a través del Análisis del Carácter de W. Reich.

También se tienen muy presentes las circunstancias de la vida actual de la persona a todos los niveles, incluido el onírico.

Con la integración verbal y la elaboración analítica de todos estos factores a través de la palabra, de lo cortical, evoluciona el proceso psicoterapéutico.

*Las formas diferentes de aplicar la Vegetoterapia a cada estructura de carácter.

La metodología clínica de la Vegetoterapia Caracteroanalítica sistematizada por Federico Navarro, ha demostrado ser funcional para la estructura Neurótica. Pero para la estructura Psicótica y la estructura Borderline, a través de nuestra experiencia clínica en la Escuela Española de Terapia Reichiana (Es.Te.R.), hemos comprobado que no tiene sentido su aplicación ortodoxa y hay que adaptarla y aplicarla de otras formas, siguiendo las aportaciones de Xavier Serrano.

 1- La VEGETOTERAPIA con la Estructura NEURÓTICA.

Hablar de carácter es hablar de fijaciones edípicas, de comportamientos neuróticos. Son personas que han tenido conflictos leves en la fase oral, siendo el conflicto con la autoridad, que se da en el pasaje a la etapa edípica, lo que produce una fuerte influencia anal, de los 3 a los 7 años.

El origen está en la triangulación edípica, donde la represión de la genitalidad (excitación, pulsión, deseo), es decir, la castración, crea una fijación libidinal muy fuerte, una hipercarga a la que no se le da salida y que busca su resolución dentro de la propia estructura familiar, que es la que a la vez impide la descarga, que marcará un patrón defensivo neurótico, que llamamos Estructura de Carácter Neurótica, que se caracteriza por un proceso de hipercarga energética.

Es la única estructura donde el carácter cumple una función propia, con una organización defensiva psicosomática que protege al “yo”, con una identidad caracterial consolidada.

Con esta estructura, podemos aplicar tanto la Psicoterapia Breve Caracteroanalítica (PBC) de X. Serrano como la Vegetoterapia Caracteroanalítica (VC) de F. Navarro, pues el pronóstico es excelente.

– Son personas con buen nivel de insight, con facilidad para la libre asociación, el autoanálisis y la elaboración.

La acción neuromuscular de los actings activa el inconsciente, tanto  a nivel cognitivo, con recuerdos e ideaciones, como a nivel emocional, con sensaciones vividas en su historia, de forma ordenada, y siguiendo el orden madurativo.

Va relacionando lo que vive en el espacio terapéutico con su realidad actual y con su historia, comprendiendo su forma de actuar, de percibir, sus impulsos, la respuestas de los demás, siguiendo un orden evolutivo, a través de la secuencia de actings, desde la vida intrauterina, nacimiento, fase oral…etapa anal….fase genital, adolescencia…etc.

– Hay un orden en la transferencia, en las sensaciones y percepciones del paciente hacia el/la terapeuta y el espacio clínico: al principio vinculadas a experiencias maternas y después a lo paterno y social.

Nuestro proceso de elaboración será caracteroanalítico, analizando la forma de hacer los actings, las actitudes y manifestaciones psíquicas, los sueños.

– Al realizar los actings  con una secuencia ordenada,  siguiendo la metodología de F. Navarro, se producirán abreacciones emocionales, con elaboración posterior. Se analizará el carácter, las resistencias y la transferencia de una forma “clásica y ortodoxa”.

1.1 – FASES de la Vegetoterapia con la Estructura NEURÓTICA.

La duración media de la Vegetoterapia con estas personas es de unas 150 sesiones de 90 minutos, es decir, unos 3 años con una sesión de hora y media semanal.

– En la  1ª fase-INICIAL, de un año aproximadamente, con actings de los primeros segmentos corporales, 1º, 2º y 3º, ocular y oral y algo del cervical, abordamos lo vivido en la fase oral y el comienzo de la etapa anal, apareciendo dinámicas relacionadas con la figura materna y viviendo sensaciones y emociones del período más primitivo de su vida.

Irán apareciendo los principales rasgos de carácter, que serán analizados, desde lo más superficial a lo más profundo.

– En la 2ª fase-INTERMEDIA, de un año aproximadamente, se realizan secuencias de actings del 3º y 4º segmento corporal, el cervical y el torácico y luego del 5º, del diafragma.

Es un período difícil, en el que se activan todas las resistencias, y emergen dinámicas infantiles vinculadas a la etapa anal. Se empieza a manifiestar la neurosis de transferencia.

A partir de este 2º año es cuando se le propone al/la paciente complementar la terapia individual con la terapia en grupo.

– En la 3ª fase-FINAL se trabaja con los actings del 4º, 5º y 7º segmento corporal, el diafragmático, abdominal y pélvico, aunque se combinan con actings de todos los segmentos, pues estamos en la fase de integración de todos los segmentos. Pueden darse somatizaciones,  tendencias caracteriales destructivas o autodestructivas, con estados depresivos intensos, o falta de libido, al conectar con la castración. O episodios de “acting out”, viviendo fuera del espacio terapéutico los conflictos que no se atreve a vivir dentro. O episodios de promiscuidad, con impulsos de romper con la pareja, o de abandonar el trabajo. Hay que situar al/la paciente para que no tome decisiones importantes en estos momentos de la terapia.  A veces el/la paciente se siente peor que nunca, lo cual nos indica que está en la fase final de la terapia y puede liberarse y superar la fijación edípica histórica.

2 – La VEGETOTERAPIA con la Estructura NUCLEAR – FRONTERIZA.

Lo principal es que, en el fondo, toda su conducta  está condicionada por la evitación de la desestabilización, por evitar la percepción o emergencia de su núcleo patógeno depresivo. De ahí su obsesión por “estar bien”, su tendencia a echar la culpa de lo que les pasa al otro/a y no cuestionarse a sí mismos/as.

Nuestro objetivo principal, será que la persona vaya tomando una cierta conciencia de su disociación, de su narcisismo, de la debilidad de su yo, de su nivel de desgaste energético, de su situación de riesgo.

Con esta estructura, en la mayoría de los casos, es preferible empezar por una Psicoterapia Breve Caracteroanalítica (PBC), pues puede ser más efectiva de entrada que una terapia profunda. Y si más adelante se realiza una Vegetoterapia, el pronóstico es mucho más favorable que si directamente se empieza por el trabajo profundo.

La Vegetoterapia con la estructura Fronteriza requiere unas condiciones adecuadas: una buena alianza terapéutica, siendo lo óptimo un mínimo de 4 sesiones de 90 al mes, que el/la paciente pueda asumir ese gasto y tenga un ambiente laboral y afectivo lo suficiente estable para que pueda abandonarse a la emergencia de su crisis nuclear, que puede durar varios meses de desestabilización personal, vivenciando estados depresivos que le pueden  limitar temporalmente.

Por su tendencia a no establecer relaciones reales, también la relación terapéutica se puede basar en algo imaginario. Por eso el principal objetivo será establecer el inicio de una relación real. Prestando atención tanto a la desvalorización que hace de la terapia como a la idealización de la misma. Facilitando que pueda revivir su sensación de abandono y proporcionando un espacio clínico estructurante, con una relación psicoterapéutica acogedora, pero con límites precisos y bien establecidos, que permitan que el/la terapeuta sea mirado como un/a otro/a al que se puede amar y odiar al mismo tiempo y que no va a desaparecer.

Utilizamos la contratranferencia como medio diagnóstico y clínico, sirviendo de espejo al/la paciente en ocasiones. También usamos la técnica del yo auxiliar.

Complementaremos la terapia con técnicas convergentes, para reducir su vulnerabilidad energética: la audiopsicofonología, los oligoelementos, las dietas, la homeopatía, etc. que serán realizadas por otros profesionales del equipo. Y si es necesario algún psicofármaco (antidepresivos y ansiolíticos), se procurará que sean dosis mínimas y de forma temporal, en colaboración con otros/as profesionales médicos y psiquiatras que valoren la psicoterapia.

Será muy importante que participe en el espacio de la terapia grupal.

2.1 – FASES de la Vegetoterapia con la Estructura NUCLEAR-FRONTERIZA.

– En la fase INICIAL, lo decisivo es crear una atmósfera no amenazante, relajada y tranquila, crear alianza terapéutica, comprendiendo que por su bloqueo del primer segmento, ven sin mirar, oyen sin escuchar y hablan sin verbalizar.  Comenzamos con  sesiones verbales  y algunos actings de los primeros segmentos.  Es una fase larga (unos 2 años) y delicada, con riesgo de fugas.

– La fase INTERMEDIA es el período más duro del proceso. Con la emergencia de pulsiones primitivas, con el desmoronamiento de su cobertura y de su narcisismo, entra en crisis de identidad. Se resiste cuestionando la terapia y al terapeuta. Si entra en la crisis, se encuentra con vivencias históricas primitivas viscerales y profundas, de dolor, frío, abandono y ausencia. Se le ayuda permaneciendo con él/ella, comprendiéndole y acompañándole en su crisis, a pesar de todo,  contrastando lo que vivió en su pasado y lo que ocurre aquí y ahora, sintiendo que ahora está en una matriz segura.

La crisis puede durar varios meses, pudiendo afectar a su vida laboral y familiar. El/la terapeuta promoverá sesiones de pareja o familia para que comprendan el proceso del/la paciente y ayuden y no boicoteen el proceso.

– En la fase FINAL, la estructura fronteriza va asentando el cambio estructural, ya no tiene que protegerse de su depresión ni de sus carencias primitivas. Desaparece el personaje y surge un yo más real. Cambia su forma de percibirse a sí mismo/a y al exterior, lo cual implica cambios en su vida cotidiana.

La vivencia y resolución de la crisis nuclear depresiva supone un cambio cualitativo muy importante, con un fortalecimiento del sistema inmunológico. Pero en muchos casos no va a evitar los procesos biopáticos (depresiones orgánicas) que se han ido gestando desde temprana edad, y que a veces aparecen con el tiempo, incluso años después de acabar la terapia (p.e., puede detectarse un cáncer, patologías hepáticas, cardiovasculares, renales o inmunodeficientes, en algunos casos).

La duración de la Vegetoterapia es de unos 5 ó 6 años, con una media de 1 sesión de 90 minutos semanal, aproximadamente el doble de tiempo que con la Estructura Neurótica.

Tras acabar la terapia, es conveniente hacer una sesión de seguimiento, cada uno ó dos meses durante algún tiempo, para asentar los cambios y desarrollar el yo.

3 – La VEGETOTERAPIA con la Estructura PSICÓTICA – MIMÉTICA

La Vegetoterapia con las personas de esta estructura se desarrolla en un espacio clínico con un encuadre propio,  donde  lo importante es establecer una metacomunicación, dentro de una relación vincular entre paciente y terapeuta, a partir de lo cual comienza un proceso singular, duro y de contacto con “los infiernos” personales.

3.1 – FASES de la Vegetoterapia con la Estructura PSICÓTICA – MIMÉTICA

El proceso de Vegetoterapia con esta estructura tiene 2 fases:

La 1ª fase, que ocupa casi todo el proceso, pues implica facilitar el desarrollo madurativo y el comienzo de su identidad, a partir de la relación matricial con el/la psicoterapeuta y de superar su miedo esencial y su escisión psicótica.

La 2ª fase, que es el proceso de crear una organización defensiva, para que pueda dejar las actitudes comportamentales miméticas y construir posturas caracteriales que le permitan interactuar con la realidad desde un yo más fuerte, original y con criterios propios.

La experiencia con el grupo terapéutico, en esta 2ª fase, le permite desarrollar el proceso de separación-individuación del/la terapeuta y establecer su propio espacio social, desarrollando relaciones personales adultas y maduras con el/la terapeuta y con la sociedad.

– En la 1ª FASE: es importante que desde el inicio se establezca una alianza de trabajo con la familia, la pareja o las personas con las que viva el/la paciente, advirtiéndoles de lo que pueden suponer estos momentos de crisis y los cambios conductuales que pueden implicar, señal de que el proceso está en marcha.

A diferencia de las otras dos estructuras, durante esta primera fase generalmente va a ser necesario que el/la psicoterapeuta que asume el caso sea quien se encargue de  todo lo relacionado con la vida de esa persona: intervención con la pareja o la familia, mediador/a del espacio social o laboral del/la paciente, psicofarmacología, etc., precisamente porque solo el/la terapeuta puede captar el sentido funcional de lo que está aconteciendo,  además de que así facilita la creación del “vínculo”.

Cuando esto no sea posible, el/la terapeuta llevará la dirección de la coordinación de los distintos profesionales que intervengan en el caso (médico/a, asistente social, coterapeuta, terapeuta de familia, etc.)

Durante esta primera fase, que es la más larga y delicada del proceso, junto al establecimiento del vínculo y el uso de la  metacomunicación, se empiezan a introducir actings corporales del primer y quinto segmento (diafragma), el contacto corporal a través de masaje en la cara, cabeza , base del cráneo y cuello, junto con la respiración, con una lógica funcional que busca la integración y armonización de los telerreceptores, causa de la falta de contacto con su ser, con su yo, con su cuerpo: se ve pero no se mira, se oye pero no se escucha, hay difusión en los límites epidérmicos y una confusión entre lo que se percibe como parte de sí mismo/a  y lo de fuera.

Respetando mucho el ritmo de cada paciente, incluso en el hecho de estar sentados en la mesa o tumbados en el diván según prefieran. Porque no nos estamos encontrando con resistencias inconscientes, sino con miedo a la pérdida del control, al contacto con su frágil identidad, y con reacciones  desbordantes al aumentar la pulsación bioenergética.

Debemos ser muy cautelosos/as en nuestros movimientos, en las herramientas que empleamos, y sobre todo en cómo las empleamos. Sin prisa, sin objetivos mecanicistas ni productivistas, intentando siempre mantener esa relación vincular y luchando bis a bis, codo con codo contra lo “demoníaco”, lo “infernal”, teniendo a veces el/la terapeuta una cierta función de “exorcista”, en el sentido metafórico del término.

Trabajamos con actings básicos, con espacios de silencio, con momentos de masaje y contacto epidémico, en función de sus fluctuaciones vegetativas y su nivel de angustia.

Dentro de los actings es fundamental  el  denominado “concha”, cubriendo sus oídos con nuestras manos suavemente. Luego se pone en posición fetal, colocándole una mano en el oído y otra en el ombligo (cordón umbilical), respirando.

Después se queda mirando  la luz de una linterna que le colocamos a unos 15 cm. de los ojos. Vamos introduciendo poco a poco los actings con la luz,  de punto fijo y de la “convergencia”, acompañados de la respiración.

Estos estímulos provocan una reactivación visceral-emocional,  que  corresponden a carencias vividas a un nivel primitivo,  y que  ahora, al ser vividas dentro de un espacio benefactor, transforman dicha experiencia traumática. Suele revivir episodios de despersonalización y de deseos de morir o miedo a desintegrarse y desaparecer.

Ante estas situaciones tan críticas lo que se debe intentar es evitar la soledad del/la paciente, pues en esta fase  hay una imposibilidad para soportarla (al igual que en el “feto humano” o bebé). De ahí la necesidad de que fuera de las sesiones, ampliando el espacio terapéutico, exista una colaboración de las personas que conviven con él/ella  y el/la orgonterapeuta, para que puedan  comprender los estados por los que está atravesando y la dinámica cotidiana que deben mantener. Si eso no fuera  posible sería necesario que el/la paciente residiera temporalmente en una comunidad terapéutica.

La colaboración familia – comunidad terapéutica – psicoterapeuta, sería  la combinación ideal. Cuando esto no es posible, podemos colaborar con un/a asistente clínico/a, que hace la función de coterapeuta y acompaña unas horas al día estimulando y participando en ciertas actividades con el/la paciente.

También se pueden utilizar en este periodo como herramientas convergentes algunos “mediadores” como la arcilla, las telas y la música-baile, con el fin de ayudar a la recuperación del contacto con lo vegetativo (identidad biológica), así como la  “audiopsicofonología”, técnica del Dr. Tomatis.

En la 2ª FASE con la estructura Psicótica, es difícil alcanzar los objetivos profundos de la Vegetoterapia y depende de variables que muchas veces no podemos controlar, por lo que hay que asumir, y así lo demuestra nuestra experiencia, que muchas personas se quedan en la primera fase. Alcanzan una cierta estabilidad en algunos casos, pero sin continuar la terapia. Y en otros, por motivos coyunturales o familiares, acaban eligiendo como única terapéutica la psicofarmacología.

Las personas que continúan el proceso con la Vegetoterapia, llega un momento que entran en una fase diferente, pues son capaces de gestionar su realidad cotidiana pero todavía tienen un sistema defensivo-adaptativo muy vulnerable, porque no lo han ejercitado, siendo este uno de los objetivos clínicos en esta 2ª fase: acompañarles en ese proceso de “socialización” lo cual permitirá un cambio progresivo en la relación terapéutica, menos dependiente, menos infantil y más autónomo/a.

Hay dos hechos relevantes. Uno es la utilización del grupo terapéutico como herramienta convergente que permite reforzar ese proceso de socialización, y el otro la posibilidad de cambiar de psicoterapeuta, en el momento adecuado, lo que facilita el proceso de individualización y maduración.

Es en  este  periodo, donde finalmente el/la paciente empieza a comprender la realidad que le rodea y a percibir al otro/a, a poder comunicar con empatía y ser comprendido, abandonando poco a poco su sensación de extraño/a, de diferente y de inaccesibilidad al mundo, similar a la que puede darse a veces con el/la adolescente en su proceso de integración social. Todo ello sin perder las particularidades sensitivas y perceptivas propias de su estructura.

En todo este proceso, la entrada en el grupo terapéutico debe ser un aliciente y una experiencia deseada por el/la paciente en cuanto también supone un reconocimiento por parte del terapeuta de su evolución y de su nivel de madurez. Para las personas con esta estructura es todo un “bautismo de fuego” que cuenta con la protección y modulación de los/as coterapeutas grupales en constante coordinación con su orgonterapeuta individual.

Dentro de las herramientas corporales seguiremos empleando actings de una forma suave y ordenada siguiendo la Vegetoterapia con la sistemática de Federico Navarro, con el objetivo de organizar la carga energética, equilibrar el sistema nervioso vegetativo y facilitar la integración de “los tres cerebros”: cortical, límbico y visceral.

Teniendo presente la importancia de que en esta fase los/as pacientes puedan regular su vida sexual y afectiva, ya que tendrán un mayor equilibrio energético y vegetativo, siendo un factor que facilita enormemente la estabilidad personal y social.

Con la estructura Psicótica no desestructuramos la coraza, como en el caso de la estructura Neurótica, sino que facilitamos la estructuración, movilizando los núcleos estáticos de la base del cerebro y aumentando la carga energética y la integración.

 

Hemos realizado un RESUMEN de las diferencias generales en la forma de aplicación actual de la Vegetoterapia Caracteroanalítica de W. Reich y F. Navarro a cada una de las 3 estructuras de carácter básicas, según las aportaciones  de X. Serrano y la Escuela Española de Terapia Reichiana (Es.Te.R.).

Esto da lugar a la denominación de Vegetoterapia Caracteroanalítica Estructural, para indicar que la Vegetoterapia se aplica actualmente de forma distinta según el tipo de estructura de carácter del/la paciente, adaptando la metodología de esta psicoterapia profunda no sólo a las características individuales y únicas de cada persona, sino también a la estructura global de su carácter.

Para ampliar este Resumen, además de la BIBLIOGRAFÍA, consultar estos VÍDEOS:

Jornada en memoria de FEDERICO NAVARRO en el Col.legi Oficial de Psicòlegs de la Comunitat Valenciana (COPCV), VALENCIA – 18 Octubre 2012. La Sistemática de la Vegetoterapia Caracteroanalítica de Federico Navarro aplicada a las Estructuras de carácter, con Tairé Paredes, Xavier Serrano, Joan Vílchez y Javier Torró:

*Intervención de Joan Vílchez (28´): Aportaciones de Xavier Serrano y la Escuela Española de Terapia Reichiana (Es.Te.R) a la Vegetoterapia de Wilhelm Reich y Federico Navarro: Diagnóstico de las Estructuras de Carácter. Las formas diferentes de aplicar la Vegetoterapia a cada estructura. El Grupo de Vegetoterapia.  http://joanvilchez.com/post-format-video/conferencia-diagnostico-estructural/

*JORNADA COMPLETA (1 hora y 48´): https://www.youtube.com/watch?v=eqgikhBYOaw

1- Tairé Paredes (6´): Presentación del evento y Biografía de Federico Navarro

2-Xavier Serrano (37´): La Vegetoterapia Caracteroanalítica de W. Reich y aportaciones de Federico Navarro.  https://www.youtube.com/watch?v=PDIRjarp6dc

3-Joan Vílchez (28´): Aportaciones de Xavier Serrano y la Es.Te.R: Diagnóstico de las Estructuras de Carácter. Las formas diferentes de aplicar la Vegetoterapia a cada estructura. El Grupo de Vegetoterapia.  https://www.youtube.com/watch?v=UeKYfRNRqOk

4-Javier Torró (36´): Psicoterapia Breve Caracteroanalítica (P.B.C.) Aportación de Xavier Serrano. El encuadre social de la Vegetoterapia de Reich y Navarro.  https://www.youtube.com/watch?v=Stf59_Z3z48

INFORMACIÓN Y CONTACTO

Escuela Española de Terapia Reichiana (Es.Te.R):   www.esternet.org

Xavier Serrano Hortelano:     www.esternet.org/xavierserrano

Joan Vílchez Cambronero:     www.joanvilchez.com

 BIBLIOGRAFÍA

– International Federation of Orgonomic Colleges (IFOC): Federico Navarro: En tu recuerdo. Ed. Publicaciones Orgón, de la ES.TE.R. Valencia, 2007

– Navarro, Federico (1990): Metodología de la Vegetoterapia Caracteroanalítica a partir de Wilhelm Reich. Ed. Publicaciones Orgón, de la ES.TE.R. Valencia, 1993

– Navarro, Federico: La Somatopsicodinámica. Sistemática reichiana de la patología y de la clínica médica. Ed. Publicaciones Orgón, de la ES.TE.R. Valencia, 1989

– Navarro, Federico: La somatopsicodinámica de las biopatías. Ed. Publicaciones Orgón, de la ES.TE.R. Valencia, 1997

– Pinuaga, Maite S. y Serrano, Xavier: Ecología infantil y maduración humana. Publicaciones Orgón, de la ES.TE.R. Valencia, 1997

– Raknes, Ola (1970): Wilhelm Reich y la Orgonomía. Ed. Publicaciones Orgón, de la ES.TE.R. Valencia, 1991

– Reich, Wilhelm (1925): Der triebhafte Charakter. Internationaler Psychoanalytischer Verlag. Vienna / El carácter pulsional, traducción al castellano en la biblioteca de la Escuela Española de Terapia Reichiana (Es.Te.R.)

– Reich, Wilhelm (1927): Die funktion des Orgasmus. Internationaler Psychoanalytischer Verlag. Vienna. Traducido y editado como: Genitality. Farrar Straus & Giroux. New York, 1980

– Reich, Wilhelm: Análisis del carácter. Ed. Paidós. Buenos Aires, 1979 / Barcelona, 2005 /Character-Analysis. Orgone Institute Press. New York, 1949 

– Reich, Wilhelm (1942): La función del orgasmo. El descubrimiento del orgón. Vol. 1. Ed. Paidós. Buenos Aires, 1955 / Barcelona , 2010

– Reich, Wilhelm (1948): La biopatía del cáncer. El descubrimiento del orgón. Vol. 2. Ed. Nueva Visión. Buenos Aires, 1985

– Reich, Wilhelm: La revolución sexual. Ed. Planeta. 1985

– Reich, Wilhelm: El Asesinato de Cristo. Ed. Bruguera. Barcelona, 1980.

– Reich, Wilhelm (1967): Reich habla de Freud. Ed. Anagrama, Barcelona, 1970

– Reich, W.: Psicología de masas del fascismo.  Ed. Bruguera, 1980

– Serrano, Xavier: Profundizando en el Diván Reichiano. La Vegetoterapia en la Psicoterapia Caracteroanalítica. Edit. Biblioteca Nueva. Madrid, 2011

– Serrano, Xavier: La Psicoterapia Breve Caracteroanalítica (PBC)Una respuesta psicosocial al sufrimiento emocional. Ed. Biblioteca Nueva. Madrid, 2007

– Serrano, Xavier: Sistemática de la Vegetoterapia caracteroanalítica de Grupo. Revista Energía, Carácter y Sociedad. Publicaciones  Orgón, de la Es.Te.R., volumen 8 (2) 1990

– Serrano, Xavier y cols.: Wilhelm Reich,100 años. Ed. Publicaciones Orgón, de la Es.Te.R. Valencia, 1997

– Serrano, Xavier: Al alba del siglo XXI. Ensayos Ecológicos Postreichianos. Ed. Publicaciones Orgón, de la Es.Te.R. Valencia, 2001

– Serrano, Xavier: Contacto-vínculo-separación. Sexualidad y autonomía yoica. Ed. Publicaciones  Orgón, de la Es.Te.R. Valencia, 1994

– Serrano, Xavier: Disfunciones sexuales ó Disfunción del Orgasmo a partir de W. Reich. Revista Energía, Carácter y Sociedad. Publicaciones Orgón, de la Es.Te.R., volumen 7 (2) 1989

– Serrano, Xavier: El orgonterapeuta y la sexología clínica. Revista Energía, Carácter y Sociedad. Publicaciones  Orgón, de la Es.Te.R., volumen 10 (1 y 2) 1992

*Cuadro: “Cuerpo” de Teresa Maestre
Joan Vílchez-PSICÓLOGO–SEXÓLOGO-PSICOTERAPEUTA en Valencia-VEGETOTERAPIA CARACTEROANALÍTICA-ESTER / Teresa Maestre-Cuerpo

Joan Vílchez-PSICÓLOGO–SEXÓLOGO-PSICOTERAPEUTA en Valencia/ Teresa Maestre-Cuerpo / VEGETOTERAPIA CARACTEROANALÍTICA-ESTER. Psicoterapia corporal profunda, creada por Wilhelm Reich y desarrollada y actualizada en España por Xavier Serrano y la Escuela Española de Terapia Reichiana

Share Button